miércoles, 30 de enero de 2013

DRACULA- su historia i mas,,,
































Da miedo pensar que drácula en verdad existió.

Pero es un personaje real.

Era un sanguinario príncipe rumano, empalador, asesino, descuartizador y cruel torturador de personas. Daba a sus enemigos una atormentada muerte.


En mi opinión creo que tiene que estar entre las tres personas mas diabólicas, crueles y sanguinarias de toda la historia.

Nada que ver las películas de terror que vemos acerca de drácula porque la brutal realidad que se vivió es ampliamente más aterradora que la ficción que se plasma en los films.

Advierto a los lectores que lo que sigue son hechos reales tomados de la historia y por la crudeza y la crueldad de estas acciones no debería ser leído por personas sensibles. Yo mismo al leer su historia y escribir este relato se me pone la piel de gallina de la impresión que me ha producido, todavía siento espanto, no salgo de mi asombro de pensar que existió una persona que pudiera a sangre fría hacer todas estas cosas.

Su verdadero n
ombre era Vlad Tepes III, (1428-1476), nació en la ciudad de Sighisoara, situada en la provincia de Transilvania, actual Rumania en el año de 1428 y murió asesinado en el año de 1476, a los 48 años de edad en las cercanías de Bucarest, donde fue decapitado.
.
Aun se conserva la casa donde nació y en Bucarest hay un documento que da fe del nacimiento de este personaje.
Se conserva en buen estado también el castillo donde vivió, el que todavía posee un aire de misterio, con algunas habitaciones hechas dentro de la piedra que rodea el lugar, mobiliario original usado por Vlad y con escaleras en espiral que no conducen a ninguna parte.

Fue hijo del cruel Vlad Dracul, príncipe de Valaquia, llamado "El Diablo" y de donde viene el apodo de Drácula, que significa hijo de Drácul, es decir, "Hijo del Diablo".

Pronto el hijo superaría con creces las espantosas atrocidades de su padre

. Al decir que era empalador me refiero a que atravesaba a muchas de sus victimas por el ano o vagina, (los mas afortunados eran clavados por la espalda o por el abdomen) con un largísimo palo sin punta, ya que esto aseguraba el mayor dolor, el cual salía por la boca o por el hombro y luego clavaba ese palo en el suelo en forma horizontal aún con la victima arriba y viva, para que por efecto del peso la persona fuera cayendo lentamente y enterrándose cada vez mas el palo en su cuerpo.
.
Muchas de las victimas todavía estaban vivas cuando llegaban al piso, lo que hace suponer que los encargados de la ejecución evitaban atravesar el corazón para prolongar mas la agonía de sus victimas. En algunos casos la piel era clavada con un clavo al palo para mantenerlo por más tiempo arriba hasta que se desgarrara la piel y así comenzar su descenso por el palo. Era una de las maneras más espantosas de morir imaginables pues era lento y doloroso.

Su macabra mente se fue formando desde niño al tener una infancia marcada por las desgracias y los malos ejemplos, al observar las atrocidades que hacía su padre, criado en un entorno de guerra, torturas, asesinatos y salvajadas totalmente apartado de Dios.

Fue rehén de los turcos a los 13 años de edad cuando fue entregado junto con su hermano Randu por su propio padre como muestra de sumisión al Sultán y como garantía de no atacarlos. Luego de un tiempo su padre y su hermano Mircea fueron asesinados por los boyardos.
Su padre fue apaleado hasta morir y su hermano enterrado vivo, por lo que el corazón de Vlad fue llenándose de un creciente odio.
.
Se cree que aprendió de los turcos algunas formas de tortura y la forma de ejecutar por empalamiento. A pesar que los turcos lo educaron y recibió buen trato, este no se plegó a sus deseos ni se convirtió al islamismo y aun cuando posteriormente lo ayudaron a tomar el trono de Valaquia les llegó a tomar un aborrecimiento acérrimo que lo llevó a traicionarlos varias veces, incluso llegando al extremo de hacer alianzas con los asesinos de su padre y luchar en batallas contra ellos, hasta llegar a morir a mano de los turcos.

Con la ayuda de los turcos llegó a ser príncipe de Valaquia en una época de la edad media dominada por las ambiciones de los monarcas europeos que buscaban ampliar sus territorios y vivían en continuas guerras. A pesar de que en esta edad media abundaban por Europa monarcas insensibles, de malvado corazón y dureza de alma, no hubo ninguno que por su brutalidad, crueldad y ensañamiento al matar se comparara con este sanguinario homicida.
.
Llegó a ser el más temido de todos los monarcas europeos de la edad media y hasta asesinó a sangre fría por motivos fútiles a su misma población, incluso a sus amantes. Impuso leyes en su territorio cuyas infracciones eran castigadas con las más afrentosas muertes. Alcanzó los mas oscuros extremos de cualquier mente siniestra de matar incluso a los bebés por empalamiento.

Muestra de su perturbada mente puede verse en los grabados que se conservan, donde puede apreciarse cuando Vlad Tepes desayunaba en medio de sus victimas empaladas y otras siendo descuartizadas.

Aunque el empalamiento era, evidentemente, la diversión favorita de Vlad, también gozaba con la aplicación de otros métodos a quienes de un modo u otro le habían hecho enfurecer, normalmente en la intimidad de sus castillos.
.
Entre los métodos de tortura favoritos del Príncipe de Valaquia se contaban también la amputación de miembros, narices y orejas; la extracción de ojos con ganchos calientes al rojo vivo; el estrangulamiento, la hoguera, la castración, el desollamiento, la exposición a los elementos o a fieras salvajes, el vaciado de ojos, la parrilla y la lenta destrucción de pechos y genitales, especialmente de las mujeres.

Un delegado papal en la corte húngara lo describió así: "No era muy alto, pero sí corpulento y musculoso. Su apariencia era
fría e inspiraba cierto espanto. Tenía la nariz aguileña, fosas nasales dilatadas, un rostro rojizo y delgado y unas pestañas muy largas que daban sombra a unos grandes ojos grises y bien abiertos; las cejas negras y tupidas le daban aspecto amenazador. Llevaba bigote, y sus pómulos sobresalientes hacían que su rostro pareciera aún más enérgico. Una cerviz de toro le ceñía la cabeza, de la que colgaba sobre unas anchas espaldas una ensortijada melena negra."

Por ser su ejército tan reducido empleó tácticas de guerrilla como tierra quemada, envenenó pozos de agua y envió enfermos de tuberculosis a los campamentos enemigos.

En las ciudades donde no lo aceptaban como su príncipe fue despiadado. Se realizaron ejecuciones por empalamiento de hombres, mujeres y niños, como en los casos de Brasov y Sibiu, ambas ciudades habitadas por colonos alemanes que no querían comerciar con él o que no querían pagarle tributo.
.
Con ello iniciaría su carrera de brutales masacres, entre las que se le atribuyen el exterminio de cien mil personas de las quinientas mil que habitaban la región entre 1456 y 1462, hechos detallados en documentos y grabados de la época, que pusieron de manifiesto su gusto por la sangre y el empalamiento, por lo que se le comenzó a llamar “Tepes” que significa en rumano: empalador.

Una de sus acciones de empalamiento masivo fue en su venganza contra los boyardos, asesinos de su padre y de su hermano mayor. Vlad llevó a cabo esta venganza en Pascua de 1459, invitando a los boyardos a una gran cena de Pascua pidiéndoles a estos que se pusieran sus mejores galas.
.
Cuando terminaron de cenar, Vlad mandó empalar a los más viejos, mientras que a los jóvenes les obligó a ir en una larguísima caminata hasta un castillo en ruinas en Targoviste, muchos perecieron en el camino, pero los que llegaron aún con vida, fueron obligados a construir el castillo de Drácula, sin despojarse de sus preciosas ropas de gala, que quedaron convertidas en harapos, mientras, obligados a construir el castillo, iban muriendo de cansancio y agotamiento ante el deleite del Empalador.

A Vlad le gustaba organizar empalamientos multitudinarios con formas geométricas. La más común era una serie de anillos concéntricos de empalados alrededor de las ciudades. La altitud de la estaca indicaba el rango que la víctima había tenido en vida. Con frecuencia, Vlad los dejaba pudriéndose durante meses, ocasionando en el ambiente un espantoso olor nauseabundo a carne descompuesta. Un ejército turco que pretendía invadir Rumania se volvió atrás, aterrado, cuando encontró a varios miles de empalados descomponiéndose en lo alto de sus estacas, a ambas orillas del río Danubio.

Otra de sus actuaciones en su reinado fue cuando la población se quejaba de los continuos robos que sufrían por parte de ladrones en sus territorios, además de los pobres, que según Vlad no aportaban nada al país. Para erradicar esto propuso un gran festín en una gran casa de las afueras de las ciudades para pobres, ladrones, tullidos, leprosos, enfermos, pordioseros, en donde las grandes viandas y el vino estaban por doquier.
.
Cuando ya todos estaban bien servidos de comida y borrachos de vino, Vlad y su guardia se plantaron en la casa y preguntó a todos los allí reunidos si querían una vida sin privaciones ni preocupaciones y que todos los días se dieran festines como aquel, a lo que los mendigos y demás personas respondieron que sí y que había sido el mejor día de sus vidas. Vlad les sonrió y mandó a sus soldados que cerraran todas las puertas de la casa y prendieran fuego sobre ella. Nadie quedó con vida. Eliminó la pobreza acabando con los pobres. Estas atrocidades se fueron repitiendo con todos los mendigos en cada comarca de su principado. Llegaron a morir 3.600.

En 1461 derrotó al comandante turco Hanza en una emboscada en la frontera. Al capturar al turco le cortó los pies y las manos y lo dejó en la frontera para que sus compatriotas lo recogieran.

En 1460, 10.000 hombres fueron empalados en Sibiu. En 1461 Mehmed II, el conquistador de Constantinopla, un hombre al que no se le conocía precisamente por su repugnancia ante la efusión de sangre, se volvió a la susodicha ciudad enfermo de violentos vómitos ante la visión del Bosque de los Empalados.
.
Este peculiar "Bosque" era un valle donde se habían talado todos los árboles para obtener estacas. Estacas suficientes para empalar a más de 23.000 prisioneros turcos, húngaros, rumanos, búlgaros y colonos alemanes y sus familias empalados allí mismo, repartidos por todo el valle, en lo alto de los palos. Éste hecho lo dejó escrito el propio Vlad ya que mandó una carta el día 11 de enero de 1462 al rey de Hungría, en la que escribió que había empalado a veintitrés mil, ochocientos nueve personas y lo sabía bien ya que fueron cortando la cabeza a cada uno para facilitar el recuento. Además de la carta también envió al rey húngaro dos grandes sacos con orejas, narices y cabezas de sus víctimas.
.
En 1462 los turcos ocuparon Valaquia conquistando su capital Tirgoviste, y Vlad huyó a Hungría para pedir protección, al ver esto su esposa se suicidó tirándose al río y su hijo murió durante la escapada, pero el rey de ese país lo mandó encarcelar durante doce años en el castillo de Visegrád y posteriormente en Budapest, donde recibía un trato especial ya que el rey de Hungría le tenía como si fuera un visitante del castillo y ni siquiera llegó a estar entre rejas. Durante su cautiverio mantuvo su sangriento sadismo matando y torturando palomas y ratones. En 1473 recuperó su libertad y su trono en 1476, el mismo año de su fallecimiento.

En 1476 Vlad Tepes halló la muerte en una emboscada cuando los turcos lo sorprendieron desprevenido con una escolta de sólo 200 hombres de su guardia moldava, los cuales también fueron asesinados y sólo sobrevivieron 10 de ellos, aparentemente se suscitó una lucha desigual ante la superioridad numérica de los turcos. Vlad Tepes fue decapitado y su cabeza fue enviada a Estambul y exhibida públicamente.

El lugar oficial de su entierro es el monasterio de Snagov, cerca de Bucarest. El misterio rodea esta tumba, en la cual se observan inscripciones, graffitis y retratos de el. De una excavación que se realizó en 1931 se tienen dos versiones: una es la de una tumba vacía y la otra es que se encontró un cuerpo sin cabeza con ropajes lujosos.


Diez ejemplos de su crueldad

1)
Mensajeros Turcos
A unos mensajeros turcos que se negaron a quitarse el turbante en su presencia, Vlad los devolvió a Estambul con los turbantes clavados a los cráneos.

2)
El Comerciante Robado
Un buen día, un comerciante florentino se presentó en su castillo para denunciar que le habían robado una bolsa de monedas de oro. El príncipe le dijo que volviera al día siguiente. Cuando el mercader retornó al día siguiente, los ladrones y todos los miembros de sus familias estaban empalados en el patio de castillo. Frente a ellos, Vlad en su trono y la bolsa robada.


Entonces el Empalador le pidió al comerciante que contara las monedas de la bolsa, para comprobar si faltaba alguna. El aterrorizado extranjero las contó cuidadosamente, y probablemente demasiado asustado para mentir, musitó finalmente:


-Sobra una.
Vlad le contestó:
-Tu honradez te ha salvado. Si hubieras intentado quedártela, habrías acabado en la estaca más alta, junto con éstos.

3)
Las Caravanas de Comerciantes
Ocurrió que unas caravanas de comerciantes alemanes en su ruta desde Serbia hasta Hungría no llegaron a pararse en Valaquia y comerciar con Vlad. Éste, al enterarse de la falta de respeto hacia él y su pueblo, mandó capturar las caravanas y asesinar a los 600 comerciantes que las componían exceptuando a dos, a uno de ellos le sacó los ojos y a otro le cortó la lengua y les hizo volver con las cabezas de los comerciantes a Serbia.

4)
La Amante
Vlad tuvo muchas amantes a lo largo de su vida, probablemente debido al hecho de que le duraban muy poco. Un día que Vlad estaba de mal humor una de sus amantes le dijo para complacerle que estaba embarazada de él. Vlad le envió una matrona para que la examinase y cuando ésta le dijo que no había tal embarazo le rajó el vientre a su amante gritando que quería ver el fruto de sus entrañas.
Castigó duramente el adulterio y no dudó en empalar a todas aquellas mujeres que fueran acusadas de ello.

5)
El Monje
Un día cuando Vlad paseaba con un monje junto a un bosque de empalados, éste le dijo que el hedor era insoportable, pero se lo dijo en tono de sorna. Vlad le miró con ojos incendiarios y ordenó que lo empalaran en el palo más alto que hubiera. Cuando el monje ya estaba empalado el príncipe le preguntó si allí arriba olía mejor.

6)
La Esposa Holgazana
Vlad se encontró con un hombre trabajando en el campo que parecía falto de mujer por el aspecto de sus ropas. Al preguntarle si no estaba casado éste le dijo que sí. Drácula hizo traer a la mujer y le preguntó qué hacía en sus días y ésta le dijo que lavar, hacer el pan y coser. Señalando a las ropas de su marido, Drácula no la creyó y decidió empalarla a pesar de que el marido afirmaba estar satisfecho con ella. Luego obligó a otra mujer a casarse con este hombre no sin antes amenazarla con el mismo destino si no cuidaba bien del campesino.

7)
El General Dan
Otra de sus acciones fue la muerte al líder del ejercito (voivoda) Dan, a causa de que éste quiso derrocar a Vlad del poder de Valaquia, no sin que antes Dan cavara su propia tumba y asistiera a sus propios funerales. Ocurrió en 1460. Fue decapitado.

8)
Los Monjes Mendigos
Cuando Vlad fue de visita a un pueblo de Valaquia, vio como dos monjes le pedían limosna. El príncipe les preguntó que por qué pedían limosna si podían vivir sin penurias colaborando en cualquier iglesia y éstos le respondieron que mendigando podrían saber si iban a entrar o no en el reino de los cielos, a lo que Vlad sin más miramientos, les mandó empalar y les dijo que así sus dudas quedarían resueltas de inmediato.

9)
La Copa de Oro
También puso en la plaza de la capital de Valaquia, Tirgoviste, una copa de oro para que todo el mundo bebiera de ella, pero aquel que la robara se sometería a la justicia del príncipe. Durante los años de su reinado nadie osó robar la copa de oro.

10)
Torturas a Animales
Incluso cuando estaba prisionero o en el exilio, se dedicaba a torturar y mutilar pájaros y otros animales pequeños, como ratones y ardillas



Algunos historiadores defienden a este personaje de mente mórbida y desquiciada, tan malo era que ni siquiera el más loco de los enfermos podría concebir unos actos de crueldad tan grandes. Algunos historiadores pretenden que lo vean como un héroe que defendió los intereses de su país ya que esa zona siempre fue vista como territorio a conquistar.

Contó siempre con un ejercito muy reducido lo que ha llevado a algunas personas a tratar de reivindicar su causa diciendo que su crueldad se justificaba porque era una forma de mantener atemorizados a los enemigos para evitar la invasión, pero nada justifica este ensañamiento en el matar con tanto dolor, incluso por empalamiento a los bebes, niños y mujeres inocentes.

Su facilidad para decidir la muerte de las personas se muestra en este ejemplo: una persona de su mismo entorno que se quejó del mal olor que despedían los cadáveres empalados fue a su vez ejecutado por empalamiento desde el palo más alto para que pudiera a esa altura “respirar un aire más puro”.


En el año 1976 el odiado presidente rumano Nicolás Ceaucesco declaró héroe nacional a Vlad Tepes al cumplirse 500 años de su muerte y en el año 2004 se acuñó una moneda con su figura por ser éste una de las principales personalidades nacida en Rumania, homenajes de los que discrepo porque no puede rendirse distinción a quien asesinó bárbaramente a mas de 100.000 personas y dejó para la posteridad la historia real de horror mas espantosa que se haya conocido.




http://es.wikipedia.org/wiki/Orden_del_Drag%C3%B3n


Constantin Rezachevici - De la Orden del Dragón a Drácula


     A propósito de vampiros y toda la ralea que vive de la sangre de otros y derrama la sangre para ofrendársela al que los controla, un lector nos indicó la existencia de este artículo del profesor rumano Constantin Rezachevici que estaba en el sitio barcelona.esoterismo.tripod.com en su versión en inglés. Lo tomamos y hemos de acuerdo a nuestro entendimiento puéstolo en castellano. En pre-gebelin.blogspot.com hemos hallado una breve información adicional. Así, este artículo ("From the Order of the Dragon to Dracula", Journal of Dracula Studies, Number 1, 1999), cuyo autor, Rezachevici, es el investigador principal en el Nicolae Iorga National Institute of History, miembro de la Academia Rumana y profesor en la Facultad de Historia de la Universidad de Bucarest, y  autor de "La Historia de los Países Vecinos y el Pueblo Rumano en la Edad Media" (The History of the Neighbouring Countries and the Romanian People in the Middle Ages), publicado en 1998, este texto, decimos, hallamos que contiene información que se repite en Wikipedia (sitio que nombra como texto de referencia a barcelona.esoterismo.tripod.com) si se buscan noticias sobre la Orden del Dragón (en distintos idiomas). No creemos que el profesor Rezachevici juegue con su prestigio, de modo que o han bebido de fuentes comunes o es cierto, según dice un amigo nuestro, que Wikipedia no es más que un mar de piratería. Como sea, hemos notado con extrañeza que en la versión en inglés dice claramente que el símbolo de la húngara Orden de San Jorge es una cruz roja sobre campo de plata, siendo que la verdad es exactamente al revés (cruz de plata sobre campo de gules) según pudimos comprobarlo. Lo consideramos un error de transcripción del rumano al inglés (si el original fue escrito en rumano), y lo hemos corregido en consecuencia. Este breve ensayo es interesante por el deslinde filológico del famoso nombre de Drácula y por algunas informaciones generales. Esperamos que sea de algún provecho




DE LA ORDEN DEL DRAGÓN A DRÁCULA
por Constantin Rezachevici



     El nombre "Drácula" ha presenciado períodos tanto de brillantez como de fama. Se hizo famoso en la segunda mitad del siglo quince por las acciones de Vlad III Tepes (Drácula) [1428-1476], gobernante de Valaquia (1448, 1456-1462, 1476). Ha continuado existiendo, aunque menos conocido, a través sus descendientes legítimos, en la noble familia Drácula de Sintesti y de Band, establecida en Transilvania entre los siglos quince y diecisiete. Las familias que se originaron del matrimonio de Vlad con una pariente cercana del Rey húngaro Matias Corvino en Febrero de 1462, pueden proporcionar una explicación de la ascendencia Szekely incorrectamente atribuída a Vlad Tepes, y su metamorfosis literaria en el vampiro Conde Drácula. A consecuencia de la novela del escritor irlandés Bram Stoker, el nombre "Drácula" ha obtenido fama universal durante la época moderna.

     El origen del nombre "Drácula" tiene una historia muy interesante, muy diferente de la que se cree comúnmente. Durante mucho tiempo, muchas teorías han existido sobre su génesis, desde la afirmación de Grigore Nandris de que se trata de la forma genitiva eslava que significa "el hijo de Drácul" (Vlad II Dracul fue el gobernante de Valaquia entre 1437-1442 y 1444-1447), hasta la equivocada conexión con una coincidentemente similar palabra rumana "drágulea", que significa el querido o el amante. Todas estas teorías están relacionadas desde el punto de partida de este nombre referidas exclusivamente a Vlad Tepes, hasta que este nombre popular, que significa "el hijo de Drácul", llegó a ser confundido con la palabra rumana "Drácul", que significa "el diablo" (Andreescu, 149-50).

     Para aclarar el asunto, Drácula (Dráculea) ha representado desde el principio una nueva forma popular rumana (a partir del nombre Vlad Drácul) aplicado al famoso hijo de Vlad Drácul, llamado Vlad Tepes (Andreescu 156, Stoicescu 201), mientras que el apodo dado a Vlad por los turcos era "Tepes", la palabra rumana para empalador [empalar = traspasar con una estaca]. Incluso antes del reinado de Vlad Tepes en Rumania, el boyardo [categoría de la antigua nobleza rusa] Albu había llamado a Vlad Drácul (que era un apodo conocido fuera de Rumania), simplemente como Dráculea (Andreescu, 150-51), el nombre popular exclusivamente rumano. El mensajero Veneciano Bartolomeo de Jano y sus contemporáneos cronistas griegos Leónicos Chalkokondyles y Critóbulo de Imbros también lo llamaron Dráculea (Andreescu, 154-55). Incluso Iancu de Hunedora, quién lo ejecutó, hizo mención el 17 de Diciembre de 1456 del "infidelem Drakwlam wayvodem" [el infiel vaivoda Drakwla; vaivoda o voivoda = gobernador] (Documenta, 461). Por último, el cronista turco Asakpasazade, refiriéndose al año 1442, llama a Vlad Tepes "Drácula" en vez de "Dráculea" (Cronici, 88), mientras el servio jenízaro que escribió de 1496 a 1501 lo llamó el "voievodul valah Dracula" (Calatori, 125), que significa "el príncipe valaco Drácula". Está claro que Dráculea (Drácula) era un apodo popular para Vlad Drácul, significando a una persona perteneciente a la Orden del Dragón. Para su hijo, Vlad Tepes, el nombre "Drácula" se hizo por asociación un nombre alternativo, y no sólo un apodo, con el efecto secundario de aumentar su mala reputación, con su sentido diabólico, aunque al principio, en los días de su padre, "Drácul" no tuviera un sentido malévolo.

     Vlad (el padre) había obtenido el apodo "Drácul" en conexión con su ingreso a la Orden del Dragón del rey de Hungría y Croacia Segismundo de Luxemburgo [1397-1437, luego Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico entre 1433-1437], en Nuremberg alrededor del 8 de Febrero de 1431. El nombre alemán para esta Orden era "Drachenordens", y en latín era "Societatis draconistarum". La Orden del Dragón, que algunos confunden con una condecoración, era realmente una institución, como las otras órdenes de Caballería de los tiempos medievales. Segismundo de Hungría tuvo como modelo a la Orden de San Jorge (Societas militae Sancti Georgii) creada por el rey de Hungría Carlos I Roberto de Anjou (1308-1342) en 1318. Su estatuto de 1326 exige la protección del rey de cualquier peligro o complot contra él; el símbolo de la Orden de San Jorge era una cruz de plata en un campo rojo y una capa negra. A excepción del último objeto, éstos también se encuentran en la nueva Orden [del Dragón].

     En una batalla contra la nobleza húngara anárquica y en el contexto de otras batallas por la posesión de Bosnia, Segismundo de Hungría y la reina Bárbara de Chilli [Cilli o Celjie] crearon la Orden del Dragón el 12 de Diciembre de 1408, principalmente destinada a proteger al Rey y a su familia, con la ayuda de una gran parte de la nobleza húngara, liderada por las familias de Gara y de Chilli. El estatuto de esta Orden del Dragón, elaborado por el canciller de la corte húngara Eberhard, obispo de Oradea, que se conservó sólo en una copia de 1707 y se publicó en una edición húngara en 1841, ha permanecido casi desconocido, incluso para los investigadores de esta materia.

     El análisis de este importante documento muestra que la Orden tenía como objetivo la defensa de la Cruz y la destrucción de sus enemigos, simbolizados por los antiguos Dragones (Draconis tortuosi) con la ayuda de San Jorge. La batalla era contra los ejércitos paganos turcos y los husitas [seguidores del protestante Juan Huss], quienes estaban fuera de las naciones Ortodoxas que eran fieles a la Cruz y al rey Segismundo (rumanos, etc.). Los barones, los sacerdotes y los líderes del reino se juntaron bajo el signo del dragón, sometiéndose a la Cruz y proclamando lealtad al Rey Segismundo y a la reina. Los miembros que fundaron la Orden eran 24 nobles del reino, liderados por el déspota Stefan Lazarević, caudillo de Servia, entre los que estaban Nicolás de Gara, el príncipe húngaro, Stibor de Stibericz, príncipe de Transilvania, Pipo de Ozora, ban (jefe) de Severin, etc., y en general los grandes nobles locales. Todos ellos estaban comprometidos en servir con lealtad, no importando el precio, a la pareja Real, su familia y sus amigos.

     El símbolo de la Orden era, después del estatuto de 1408, un dragón circular con su cola enrollada alrededor de su cuello. En su espalda, desde la base de su cuello hasta su cola, estaba la cruz de plata de San Jorge sobre un campo rojo. Según el primer enciclopedista medieval, Isidoro de Sevilla, eso era una "serpiente", un dragón que vive en la tierra.

     Cuando los años fueron pasando, la Orden del Dragón se amplió, incluyendo dos clases, cuyo símbolo de la superior era un dragón siendo estrangulado con una cruz extendida sobre su espalda, que, especialmente desde fines del siglo quince hasta el siglo diecisiete, rodeaba los escudos de armas de familia. A veces fueron permitidos miembros extranjeros, pero sólo como aliados, que no tuvieron que prestar el juramento de lealtad eterna al rey Segismundo de Hungría, como por ejemplo el rey de Polonia, Vladislav II Jagellon, su antiguo cuñado Vitautas (Witold) el Grande, el gran duque de Lituania, el rey Enrique V de Inglaterra, y Carrara della Scala, Soberano de Venecia, Padova y Verona. Durante la vida del rey Segismundo, de 1408 a 1437, la Orden del Dragón llegó a ser la más importante asociación política de los nobles en Hungría, leal al Rey –la principal fuerza política en el reino–, brindándole todo su apoyo. Inmediatamente después de ser establecida, sirvió como modelo para la fundación en 1409 de la Orden española de Calatrava. En esta prestigiosa institución de Caballería europea, que estaba simbolizada por el dragón, fue admitido el aspirante al trono de Valaquia, Vlad (Drácul) en Febrero de 1431, en su posición de vasallo del rey Segismundo, de acuerdo al estatuto de la Orden.

     La admisión era en la clase superior de la Orden. El símbolo de esta clase se desarrolló hasta 1431 en dos fases: la primera, como se ha recordado antes, era un dragón con una cruz dibujada en su espalda, entre sus alas, de la base del cuello hasta su cola, y duró de 1408 a 1418; la segunda, hasta la muerte de Segismundo de Hungría, fue completada con otra cruz perpendicular al dragón enroscado, teniendo en los lados iguales de la cruz la escritura "O quam misericors est Deus" (vertical) y "Justus et paciens" (horizontal). Este signo fue llevado puesto en una banda, como en el retrato del poeta Oswald von Wolkenstein de 1432. El collar de la Orden estaba hecho de dos cadenas de oro unidas por el signo de una cruz húngara con una doble barra encima del enrollado dragón. Pero en el sello, otro dragón estaba representado, con un cuerpo grande, con alas dentadas, no enrolladas, con sólo dos pies con una cola suelta, con una muy pequeña cruz griega en su pecho. Segismundo de Hungría mismo introdujo en 1433 este tipo de sello para la Orden del Dragón, uno de los últimos sellos que él hizo como Emperador Romano-Germano. Lamentablemente el símbolo que Vlad Drácul tenía no se ha conservado. Pero los elementos del símbolo de la Orden del Dragón en su sello real de 1437 muestran claramente que Vlad Drácul era poseedor del collar de la Orden del Dragón: la doble cruz húngara, en vez de la cruz latina. El dragón ilustrado en el reverso de las seis monedas de plata y de bronce que fueron forjadas por Vlad en Sighisoara en Transilvania (o después de ocupar el trono valaco), es similar al dragón en el cuadro de Paolo Uccello, San Jorge y el Dragón, y al escudo de armas del episcopado construído por él en Curtea de Arges.

     Además, él transformó el dragón del sello en su escudo de armas personal, no directamente sino como una composición heráldica original. Este escudo de armas fue esculpido en piedra, y representaba al dragón atacando a un león, surgiendo el dragón victoriosamente de esta batalla, ilustrando por lo tanto metafóricamente el Salmo 91 ("Sobre el león y el áspid pisarás, y hollarás al cachorro de león y al dragón"). El propósito de esta frase era simbolizar la victoria del cristianismo y la de Vlad Drácul sobre sus enemigos. En este caso el dragón era un símbolo benéfico, y el retrato de Vlad con su nombre (Drácul, Dráculea-Drácula) tenía un sentido positivo que sólo fue común en Valaquia durante su reinado.

     La propagación de la imagen del dragón por Vlad Drácul, mediante una amplia circulación del sello, pequeñas monedas y esculturas heráldicas en piedra, dejaba una poderosa impresión en sus súbditos rumanos. Esto fue aumentado por el collar de la Orden del Dragón, que ningún otro gobernante rumano había llevado puesto, y todavía más por el traje ceremonial de los caballeros de la Orden del Dragón –vestimentas rojas y capa verde. Así, Vlad II Drácul, padre de Vlad III Tepes, siempre ha permanecido vinculado a ambas versiones de su apodo. Esta paradoja ha sido interpretada incorrectamente.

     El dragón de la Orden del mismo nombre no era un elemento siniestro durante el siglo quince, sino un símbolo positivo de Caballería. El dragón que se estrangula con su propia cola, que en la heráldica y la iconografía del occidental San Jorge, de donde proviene, representaba al derrotado Satán, se convierte, en ausencia del santo y de la cruz, en una Orden de Caballería cristiana de significado positivo. El dragón circular, estrangulado por su propia cola, está representado en el escudo de armas de muchas familias nobles en el reino húngaro, quienes eran los descendientes de algunos caballeros que formaron parte de la Orden del Dragón durante el reinado de Segismundo, hasta el siglo diecisiete. Esto apoya el hecho de que la Orden del Dragón disfrutó de un gran prestigio a lo largo de la primera mitad del siglo quince. En Transilvania, el dragón también aparecía en los escudos de armas de las familias Bathory, Bocskay, Bethlen, Szathmary, Rakoczi, y muchas otras, aun cuando la Orden del Dragón hubiera perdido su importancia después de la muerte de Segismundo en 1437 y haya prácticamente desaparecido con el fallecimiento de los miembros que habían sido admitidos por él.

     Con más de cinco milenios de existencia universal del dragón, éste pasó por muchas transformaciones hasta el siglo quince, y fue conocido como una criatura fabulosa, a veces con la cabeza de un buitre, otras veces como el animal representado en la Orden del Dragón, con el cuerpo de una serpiente y las alas de un murciélago. El dragón europeo tenía muchas fuentes: la mitología griega (dracon), la tradición greco-romana, la mitología celta, la Biblia, el Apocalipsis, las vidas de santos e influencias orientales. Durante los tiempos pre-cristianos el dragón a menudo tenía un sentido beneficioso (frecuentemente relacionado con la fecundidad) y se perpetuó en el saber popular hasta la Edad Media tardía. Sin embargo, en el cristianismo literario, cultural y clerical, a partir del texto bíblico asume un papel diferente, y en el siglo quinto se convierte en un símbolo de Satán —"draco iste significat diabolum" (Le Goff, 58). Este dragón, identificado con Satán, fue derrotado y fue dominado por fuerzas espirituales, pero no fue muerto; más bien, según el simbolismo del folklore celta, hasta cierto punto, "ellas incluso llegaron a aliarse con él" (Le Goff, 45) por (medio de) numerosos santos y obispos de Occidente. En el arte de influencia romana, el báculo del Obispo a menudo tiene a un dragón derrotado y enroscado en su extremo superior. Tanto San Miguel como San Jorge, cuyo culto comenzó a extenderse desde el Imperio bizantino del siglo octavo hasta el décimo, el primero, y durante el undécimo, el segundo, derrotaron al dragón físicamente en una lucha.

     En la heráldica occidental se decía que la fuerza física del dragón estaba en su cabeza, pero también en su grande y poderosa cola, que en el siglo diecinueve era considerada el elemento ilustrador del dragón. Toda esta heráldica clerical y popular europea, reforzada por una existencia milenaria (del siglo quinto al décimoquinto), puede ser identificada en la ilustración básica de la Orden del Dragón: el dragón parecido a una serpiente que se estrangula con su propia cola, que, según la tradición, está enroscada tres veces alrededor del cuello del dragón, significando que él había sido sometido por medio de poderes espirituales cristianos; y el dragón con patas grandes y alas era el símbolo del que fue derrotado por los santos Miguel y Jorge. Sin embargo, también debemos recordar el hecho de que, a pesar de que había sido derrotado y sometido, el dragón parecido a una serpiente y el dragón volante todavía eran el mal y símbolos de Satán.

     En el espacio rumano al cual Vlad Drácul y su hijo Vlad Tepes pertenecieron, el dragón, llamado "balaur" –una palabra de origen tracio y dacio–, o "zmeu", una palabra eslava, tenía sus raíces en la antigüedad geto-dacia, cuya bandera militar representaba una serpiente con cabeza de lobo, incluía la enorme categoría de dragones usados como banderas, que encontramos a partir del tiempos de los griegos y romanos hasta el siglo quince. Esta divinidad representada en la bandera "geto-dacia" se hizo conocida en el tiempo del gobierno romano en Dacia como "draco" (en rumano, "drac", que significa el diablo). Junto con el cristianismo, se esparció por toda Europa, y llegó a simbolizar a Satán. Sin embargo, en términos paganos, como el historiador rumano Vasile Parvan observó, "de todas las lenguas Romances, la rumana era la única en la cual 'draco’ tiene el sentido de un espíritu maligno, demonio o diablo, mientras que en las otras, la palabra sólo tiene el sentido de serpiente o dragón" (228-30). En el folklore rumano incluso la serpiente, que en ciertas condiciones tiene la capacidad de convertirse en un dragón, tiene un fuerte sentido maléfico.

     Si "Drácul" y "Dráculea" tienen un sentido positivo en relación a la Orden del Dragón durante el tiempo de Vlad Drácul y más tarde durante el reinado de Vlad Tepes, las mismas palabras tienen un sentido exclusivamente negativo, diabólico, sinónimas de la palabra rumana "drácul" (el diablo), sin duda en conexión con el carácter sangriento y de imposición de la ley de Vlad el Empalador. En 1459 el aspirante Dan III acusó a su rival "Dráculea" (Vlad Tepes) de colaborar con los turcos, ayudados y dirigidos por el diablo (Tocilescu, 71-2), y en 1460 hizo mención de "el infractor de la ley y tirano bárbaro, infiel y el diablo que es el voivoda Vlad" (Harmuzeki, 53). Durante el cautiverio de Vlad Tepes en Hungría (1462-1475), el representante del Papa en Buda, Nicolaede Madrussa, declaró que él vio a "su tirano Drácul, un nombre que ellos (los rumanos) usan para el Diablo" (Papacostea, 164).

     El autor de la novela sobre el voivoda Drácula se refirió a "Drácula en rumano, y en nuestra lengua (significa) diablo, que es como cuán malo era" (Panaitescu, 200, 207). Aunque Vlad Tepes y sus descendientes nunca hayan usado el símbolo de la Orden del Dragón, él ha heredado el apodo de su padre Dráculea / Drácula, que se ha convertido en un apellido (fuera del país); y sus sucesores en Transilvania, la familia Drácula (Dráculea), mantuvieron este nombre hasta el siglo diecisiete, instalándose en el siglo dieciséis entre los "secui" [los secui o székely; véase http://es.wikipedia.org/wiki/Sz%C3%A9kely], no lejos del lugar donde en 1897 Bram Stoker localizó el escenario de su novela y el castillo en Transilvania del "Conde Drácula". De esta manera, durante un largo período de tiempo, desde el nombre de una pequeña deidad pagana (en griego, dracos; en latín, draco), pasando por el nombre de la Orden del Dragón (en alemán, Drachenordens; en latín, Societas  draconistarum; en rumano, Ordinul Dragonului), hasta el apodo rumano del siglo quince de Drácul / Dráculea, provienen el apodo y luego el apellido Drácula, que fue usado en 1897 por Bram Stoker, según la opinión del erudito orientalista judío húngaro, famoso en su tiempo [?] (Florescu y McNally, 142-3).

     Si la Orden del Dragón no hubiera existido, con todos sus símbolos y su existencia adjudicados a un gobernante rumano, el nombre "Drácula" no sería famoso hoy.



OBRAS CITADAS:
Andreescu, Stefan. Vlad Tepes (Dracula) intre legenda si adevar istoric, Bucarest, 1976.
Calatori straini despre tarile romane, Bucarest, 1970.
Cronici turcesti privind tarile romana, Bucarest 1966.
Documenta Romaniae Historica. Bucarest, 1977.
Florescu, Radu & Raymond McNally, In cautarea lui Dracula [Drácula, Príncipe de Muchas Caras], Bucarest, 1992.
Harmizachi, Eudoxiu. Documente privitoare la istoria romanilor, Bucarest, 1911.
Le Goff, Jacques. "Cultura ecleziastica si sultura folclorica in evul mediu". Pentru un alt evmediu, II, Bucarest, 1986.
Nandris, Grigore. "A Philological Analysis of Dracula and Romanian Place-names and Masculine Personal Names in -a, -ea". The Slavonic and East European Review, 36 (1959): 370-77.
Panaitescu, P P (ed), Cronicile slavo-romane din sec. XV-XVI publicate de Ion Bogdan, Bucarest, 1959.
Papacostea, Serban. "Cu privire la geneza si raspandirea povestirilor despre factele lui Vlad Tepes", Romanoslavica 13 (1966).
Parvan, Vasile. "Contributii epigrafice la istoria crestinismului daco-roman", Studii de istoria culturii antice, Bucarest, 1992.
Stoicescu, Nicolae. Vlad Tepes, Bucarest, 1976.
Tocilescu, Gr G. 534 documente istorice slavo-romane din Tara Romaneasca si Moldova pirvitoare la legaturile cu Ardealul 1346-1603, Bucarest, 1931 


La Verdad Sobre Drácula [Documental ~ Español] >




CINE >


Nosferatu 1922 >










Nosferatu (1922) [Sub-Español]



Nosferatu [1922] [DvdRip] [Subtitulada en Español] >  http://www.gratispeliculas.org/descargar/nosferatu-1922-dvdrip-subtitulada-en-espanol/

 CON AUDIO en español, YOUTUBE > http://www.youtube.com/watch?v=fHiorTFEcKE


Las cicatrices de Drácula 1970 >







EN dvdrip > http://ladescargadirecta.com/gratis/pelicula-las-cicatrices-de-dracula-dvdrip-1970-castellano/#

Drácula de Bram Stoker 1992 >









Drácula de Bram Stoker[1992][Dvdrip][Terror][Español > http://torrentazos.com/posts/tvpeliculasyseries/4128/Dr-cula-de-Bram-Stoker-1992-Dvdrip-Terror-Espa-ol.html


DRACULA 2012 3D >



en videojuegos,,, >


Dracula 3: The Path of the Dragon

 

The Path of the Dragon= La Ruta del Dragon,,,


http://www.meristation.com/pc/dracula-3-the-path-of-the-dragon/analisis-juego/1524092


el trailer >



El último "descendiente" de Drácula fallece en la pobreza en Alemania,,,,, > 

http://www.publico.es/19277/el-ultimo-descendiente-de-dracula-fallece-en-la-pobreza-en-alemania

El Príncipe Carlos reconoce ser descendiente de DráculaVlade Tepes,,,

 


 



http://www.rafapal.com/?p=12455 

 

http://actualidad.rt.com/sociedad/view/57887-principe-carlos-descendiente-conde-dracula